¿Es un Cirujano Estético lo mismo que un Cirujano Plástico?

Cuando un paciente comienza una búsqueda para encontrar un cirujano plástico, una de las cosas más comunes que él o ella no es consciente es de que hay una diferencia entre un cirujano plástico y un cirujano estético. La cirugía estética se realiza por muchos médicos, y por desgracia, algunos no están debidamente acreditados. La Corporación Nacional de Certificaciones Médicas (CONACEM) es la única entidad reconocida y aprobada en nuestro país.  Eso significa que los médicos certificados por dicha corporación están sujetos a los más altos estándares en lo que respecta a las habilidades, el conocimiento, el juicio, la seguridad y la ética en una especialidad médica. Los cirujanos plásticos certificados por CONACEM pueden ser ser miembros de la Sociedad Chilena de Cirugía Plástica y están debidamente preparados para practicar tanto la Cirugía Estética como la Cirugía Reparadora (las dos grandes ramas de la Cirugía Plástica), orientados siempre hacia la seguridad y los óptimos resultados de los  pacientes.

Los que se hacen llamar cirujanos estéticos normalmente pertenecen a otra especialidad no relacionada con la cirugía plástica por lo que no están certificados o reconocidos para realizar procedimientos cosméticos. En nuestro país al no existir ley de especialidades médicas, cualquier Médico Cirujano (título que recibe el estudiante al egresar de la escuela de medicina) puede auto-denominarse cirujano estético sin que nadie pueda decirle algo. Incluso hemos visto ejemplos perturbadores donde personas sin formación médica alguna se hacen llamar cirujanos estéticos. En la actualidad, con el auge de la cirugía plástica y sus enormes implicancias económicas, muchos médicos se han dedicado a la cirugía cosmética, realizando procedimientos cosméticos en todo el cuerpo aprendido a través de la formación no acreditada, del ensayo prueba-error, o como decimos en Chile: «Echando a perder se aprende».

¿Por qué es tan importante la Acreditación en Cirugía Plástica? Comprender el alcance total de la reconstrucción es una necesidad cuando se trata de procedimientos cosméticos. Por ejemplo, puede ser fácil para un cirujano no certificado aprender a colocar un implante mamario, pero si las cosas no van bien y una complicación aparece, un cirujano que es un experto en reconstrucción de una mama va a ser mucho más competente en el manejo de cualquier problema potencial. Además se debe considerar los altos estándares de calidad, profesionalismo y ética con que estos cirujanos plásticos acreditados se  han formado, lo que les permite dar mayor seguridad a los pacientes.

La buena noticia es que en la mayoría de los hospitales y clínicas sólo se permitirá a los cirujanos plásticos certificados realizar procedimientos cosméticos en sus instalaciones. El proceso de acreditación es muy completo y normalmente tarda meses en completarse. A un cirujano se le conceden privilegios para realizar la cirugía plástica sólo después de que se corroboren todas sus certificaciones y competencias otorgadas por CONACEM. Pero cuidado con las instituciones pequeñas, clínicas chicas y consultas particulares, ya que la mayoría de las veces en estos establecimientos esta norma no se cumple. Ningún cirujano debe realizar un procedimiento cosmético en usted si no tiene las certificaciones y los permisos para hacerlos en un hospital o clínica de renombre.

Así que antes de ir a ver a un Cirujano Estético, asegúrese de que está certificado por CONACEM o que sea Miembro de la Sociedad Chilena de Cirugía Plástica. Recuerde que cualquiera puede usar una bata blanca y hacerse llamar cirujano estético, pero no todos tienen la formación necesaria y la experiencia que le permita someterse a su cirugía de forma respaldada y segura.

Un comentario en “¿Es un Cirujano Estético lo mismo que un Cirujano Plástico?

  • Muy buena aclaración, ya que uno tiende a confundirse con los títulos que informan en la publicidad (cirujano plástico v/s cirujano estetico) y si salen mal las cosas, ya es demasiado tarde para arrepentirse, el no haberse informado antes, del profesional a quien le entregaste tu confianza.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

×